lunes, 28 de julio de 2014

Amor hormiga

Me han dicho muchas cosas.
Me han dicho que soy especial, y luego se han jodido en todo.
Me han dicho que me querían, pero no.
Me han dicho que querían darme todo, pero que eso estaba en otra persona.
Me han dicho que me quede y sin embargo, me quiero ir.

Cada vez que escucho un pedazo de canción que dice "Sigo buscando a fuera lo que no hallo dentro" siento que hago todo mal, pero lo cierto es que uno busca, inconscientemente o no, amor. Y ese amor a veces se da en un minuto y otras veces es el fruto de un trabajo de construcción, con el otro y con uno mismo. Ahora, yo opino que no es fácil la construcción, que esa vibración de cuando se quiere, casi de inmediato, es adictiva y es totalmente diferente al amor hormiga, no interesa si dura mucho o poco, importa que suceda.

Cada olvido es diferente, y a la vez el olvido no existe, solo nos mantenemos distraídos.
Alguien, que sin duda me quiere, me pide que no piense más, que sea libre. Y también dice que la primera persona, la primera que realmente nos importó, no interesa que tenga o qué sea lo que nos llame la atención, no se puede explicar, pero siempre la vamos a tener presente, siempre va a ser especial, aún siendo el peor insecto sobre esta tierra, siempre va a tener ese "no sé qué" que nos hace recrear un camus sobre lo que fuimos y sobre lo que podíamos ser.

"Existe gente divina de corazón" dice otra canción, y no se equivoca. Existen personas que son como un paño que alivia lo recorrido, que anestesia lo que nos duele, lo que aún no está resuelto. Gente con paciencia y con mucho amor para dar.
 No existe mayor gratitud que la sinceridad, no puedo culparme por lo que no siento, no voy a obligarme a estar sin querer estar, no es justo "jugar" a hoy si, mañana no. 

Y aunque el engaño duerma entre mi almohada y mi cabeza, la intención es siempre dejar de buscar y que ese amor que tanto necesito y pretendo, me encuentre de repente y pueda llenar ese espacio de temor con calidez y paz, el amor viene con la vida, solo hay que generarlo en el alma y desde el alma.  




No hay comentarios:

Publicar un comentario